martes, 4 de marzo de 2014

Entrevista a J.A. Pérez (@mimesacojea)



El resto del mundo se refugia de la lluvia en la ventana mientras esperamos ansiosos en el Café Bilbao a que aparezca. Le intuimos entre las pequeñas gotas que inundan el cristal. Es puntual. Nos localiza al momento y sonríe tranquilo mientras se despoja del abrigo. Presentaciones, cafés y una pequeña charla antes de entrar en materia. "No tengo prisa, así que al ritmo que veáis", observa. Agradecemos su indicación y nos sumergimos en el mundo de las redes sociales de la mano de uno de sus máximos exponentes en el País Vasco: José A. Pérez (@mimesacojea)

-Net Berria: Venga, cuéntanos cuál es el secreto, ¿cómo se consiguen 120.000 seguidores en twitter?
-José A. Pérez: No lo sé. La verdad es que no tengo ni idea. Mi teoría es que como estoy en twitter desde hace tiempo y tenía bastantes seguidores, cuando se puso de moda yo salía en los recomendados. Además, en aquel momento yo estaba en el diario Público y me retwitteaban mucho Natxo Escolar, el diario Público, etc...Entonces, se formó una camarilla de gente que tenemos un montón de seguidores, pero que nunca vamos a tener muchos más. 

 -NB: ¿No crees que esté relacionado con el contenido de tus publicaciones?
- JP: Si, pero eso ya hay mucha gente que lo hace. La única explicación en es esa línea es que al principio no había mucha gente que hiciera eso. Entonces yo empecé a hacer chistes. El problema es que ahora me da una pereza terrible hacer chistes en twitter, porque te encuentras un timeline completo de chistes sobre el mismo tema. Ahora lo que hago es dejar los chistes para los medios grandes y en twitter solo publico artículos. Le he dado la vuelta.

NB: ¿Crees que la credibilidad es la misma cuando escribes en el blog que cuando escribes en papel, o hablas en la radio?
JP: Hombre, creo que los blogs no están sometidos a tanto escrutinio como los medios tradicionales. También es verdad que de algún modo subconsciente en el blog te relajas. En mi caso como hago humor no hace falta que sea tan riguroso porque nunca lo soy. Pero cualquier periodista, está más relajado en el blog que si lo sacas en un medio.

NB: ¿Y el hecho de escribir más relajado en el blog cambia la percepción por parte del público de la diferencia entre opinión e información?
JP: A la gente no lo sé. A mí me la cambia. Lo que pasa es que creo que la gente, si lo mira en internet, ahora mismo no sabe distinguir si es una opinión, si es un blog o qué es. Y menos ahora que los medios llevan blogs a primera página. El país, El correo, Deia… Se ha borrado la diferencia. Mira por ejemplo el blog de Escolar, ¿eso qué es? ¿Editorial? ¿Columna? No lo sabe ni él.

-NB: ¿Cómo es la relación que mantenéis entre los twitteros top?
-JP: Muy buena. O sea, casi todos nos conocemos por eventos y estas cosas. Nos conocimos todos en un evento blog que se realiza en Sevilla creo que hace 4 o 5 años. No sé por qué coincidimos todos. Era el momento en el que Twitter comenzaba a arrancar, los blogs también, y yo creo que por eso nos invitaron a todos. Y allí nacieron varios de los blogs muy potentes ahora como Naukas, la plataforma científica. La verdad es que surgieron varias cosas en esa cena y fue ahí donde nos conocimos prácticamente todos. En general me llevo bien con todo el mundo.

NB: ¿Con cuál de ellos te llevas especialmente bien?
JP: A nivel personal, con los que más relación tengo es con la gente del mundo de la ciencia. Con Aberron, con Irreductible, con toda esa gente…Luego, en cuanto a periodistas hay mucha gente con la que me llevo muy bien, pero solo nos conocemos por twitter. En general me llevo bien con todo el mundo.

-NB: ¿Quién pone los límites a la hora de escribir en ‘Mi Mesa Cojea’?
-JP: En ‘Mi Mesa Cojea’ los pongo yo. Pero claro, porque he llegado a un grado en el que tengo el blog y escribo para otros doscientos medios. Con lo cual, lo que hago es separar muy bien mis cosas de las de los medios. En los medios, conozco las líneas rojas de cada uno. Por ejemplo en Cadena Ser se cuál es la línea roja. Hago muchos chistes pero no salto la línea. Obviamente, mi límite es no levantarme una mañana y que me llame un tipo diciendo: “Hola soy el abogado de no sé quién, vamos a hacer un acto de conciliación en la gran vía”. Pues no tengo ninguna gana.

-NB: ¿Te has visto envuelto en algún conflicto legal por este asunto?
-JP: No, pero Cristos he tenido unos cuantos. Tuve una amenaza legal de ‘News Corp’, el grupo de comunicación de Rupert Murdoch que edita ‘The Sun’ y demás. Tuve un problema legal gordo con ellos a causa de una entrevista ficticia que hice con Maddie McAnn, la niña que desapareció en Portugal. También he tenido peticiones de “retira ese material por ofensivo”, aunque tampoco les haces mucho caso. Una vez sí que hice caso. Fue cuando se me ocurrió hacer el ‘top 5 de las etarras más sexis’ y me llamó el padre de una de ellas, que es algo bastante grave. Aunque luego no haya nada, es algo muy desagradable, o sea que intento evitarlo.

-NB: Bueno, hay casos como la revista Mongolia que publica ese tipo de artículos en papel…
-JP: Sí. De hecho yo creo que Mongolia está forzando que les pase algo para darle relevancia. Yo creo que eso es una fase. Yo ya la pasé, y ahora lo que me interesa es hacer humor. Por ejemplo, como yo quiero seguir haciendo humor desde la Cadena Ser y metiendo hostias a los poderosos pues no puedo reírme de la gente con síndrome de Down porque entonces me dirán: “Ajá, perfecto. Vete a tu blog y sigue ahí”. Prefiero separarlo.

-NB: ¿Qué temas se evitan en los medios tradicionales pero no tanto en internet?
-JP: En la lista de cosas que evitan los medios y que un blog no está obligado a hacer es, primero, no agredir a los anunciantes. Principalmente porque en un blog no tienes anunciantes. Yo por lo menos no tengo anunciantes, y los que los tienen no son grandes campañas publicitarias de El Corte Inglés. Si pones la Ser ahora mismo vais a ver que a Pepa Bueno le quedan 50 minutos de ‘Hoy por Hoy’ y va a haber, no exagero, al menos 10 cortes publicitarios de El Corte Inglés. Incluyendo un tío que entra a hablar en directo con Pepa diciendo un eslogan. Claro, tú vas ahí y haces un chiste sobre El Corte Inglés, uno solo, y esa misma tarde tienes al director diciéndote “como me gusta lo que estás haciendo pero…” Entonces en un medio no puedes hacer eso. De hecho los ERE’s de Coca Cola no los sacó nadie en portada, los publicaron en economía o por ahí perdidos, mientras que los blogs estaban metiendo unas hostias a Coca Cola con memes y tal. Lo segundo que no puedes hacer es meterte con el propio medio de comunicación. Por ejemplo, hice otra entrevista ficticia con Juan Luis Cebrián en la que le llamaba putero y de todo. Entonces me dijeron en Cadena Ser: “Tú aquí vas a estar muy bien y muy gracioso hasta que un día Cebrián vea esa entrevista y conecte. Menos mal que te llamas José Antonio Pérez y es un nombre común”. Es obvio, no puedes andar insultando a gente millonaria que es propietaria del grupo.

-NB: Para terminar, ¿cuál es el papel de los blogs hoy en día?
-JP: Creo que en cierto modo hacer ruido. Generar mucho ruido. El papel bueno que tiene es que ha democratizado mucho la opinión, si es que eso sirve para algo. Por una parte, ahora todo el mundo puedo opinar, crearse un blog, y si opinas más o menos bien, es decir, que al menos esté bien redactado, te van a leer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada